A largo plazo generan daño en el corazón, hemorragias cerebrales, convulsiones, fallas en los pulmones, cáncer
de pulmón, de garganta e hígado, problemas renales, complicaciones en el embarazo, afectación al feto
como deformidades, entre otros; sin embargo, al momento de consumirlas producen alteraciones como: