Es una alteración del estado de alertas o vigilia y de la capacidad
para realizar tareas de manera segura como consecuencia de:

  • Dormir muy poco.

  • Dormir mal.

  • Trabajar en horarios en los que normalmente se estaría durmiendo.

  • Realizar tareas de gran exigencia mental o física.

Bajo los efectos de la fatiga, se alteran tus sensaciones, percepciones, movimientos,
puedes cambiar tu compartimiento y dificultarse tu razonamiento:

UNA PERSONA ALERTA ES

  • Conversadora, animada y amable.

  • Parpadea rápido (menos de 1 segundo).

  • Atenta a lo que sucede en el entorno.

  • Hace movimientos corporales coordinados.

  • Tolerante a los errores y a terceros.

UN POCO FATIGADO

  • Irritante / Impaciente.

  • Pensamientos desorientados.

  • Se frota la cara o los ojos.

  • Contorsiones faciales.

  • Inquietud física.

  • Bostezos.

UN POCO FATIGADO

  • Irritante / Impaciente.

  • Pensamientos desorientados.

  • Se frota la cara o los ojos.

  • Contorsiones faciales.

  • Inquietud física.

  • Bostezos.

PELIGROSAMENTE FATIGADO

  • Poca o ninguna actividad física.

  • Vista fija.

  • Indiferente a la gente o a lo que sucede en el entorno.

  • Parpadeos prolongados (2 segundos o más).

  • Microsueños.

Mayor probabilidad
de accidentes laborales

Mayor ausentismo
de los trabajadores fatigados

Incremento del riesgo
de enfermedades
cardiovasculares

Reducción de discriminación
visual y auditiva

Deterioro en el tiempo
de reacción y toma de decisiones

Problemas con el procesamiento
de la información
y la memoria a corto plazo

Posible transformación en el síndrome
de fatiga crónica de difícil solución
médica y con recaídas frecuentes

Estrés, desmotivación, desarrollo
de diferentes patologías

Disminución en el rendimiento,
la alerta y la motivación

Incremento de malhumor
y conductas agresivas

Incremento de micro sueño
episodios de sueños cortos
(2/3 segundos)