Son todos aquellos riesgos derivados del uso de energía eléctrica
que tienen la probabilidad accidental de dar paso a esta a través
del cuerpo, generando así efectos negativos en el mismo
como electrocución y quemaduras. Evita un accidente teniendo
en cuenta que la energía eléctrica está presente en:

Instalaciones, partes de las mismas y cualquier dispositivo conectado a una tensión

Cada vez que estemos realizando una tarea que implique manipulación o maniobra de instalaciones eléctricas de baja, media y alta tensión.

Operaciones de mantenimiento y reparación de aparatos eléctricos.

Cuando estamos expuestos a un contacto involuntario con la energía eléctrica.