Estilos de vida saludable

El estilo de vida son todas esas acciones sencillas pero valiosas, que asumimos permanentemente en nuestra cotidianidad y que inciden positiva o negativamente en nuestro bienestar físico, mental y social.

Desarrollar prácticas de autocuidado que luego se transformen en hábitos que forman parte de tu vida diaria, aportará mayor bienestar a tu vida, lo cual reflejarás en tus emociones, estado de ánimo, salud, aspecto físico y relaciones con los demás. Para orientarte, enecon te reta a adoptar los siguientes hábitos para lograr un saludable estilo de vida personal y laboral:

Nutrición

Controlar los alimentos con alto contenido de grasas saturadas para reducir el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas prematuras de los vasos sanguíneos.

Mantener equilibrio entre la ingesta de proteínas y el gasto energético.

Comer en horarios específicos.

Reducir y controlar el consumo de sales y azúcar.

Combinar diariamente alimentos de los distintos grupos básicos (granos, verduras, frutas, lácteos y proteínas).

Reducir o evitar tomar té, café y bebidas azucaradas como las gaseosas.

Dedicar a las comidas la atención y el tiempo que se merecen.

Sueño

Mantén horarios regulares para dormir controlando la hora de acostarse, de sueño, de despertar y de levantarse.

Duerme en promedio, 8 horas diarias en horarios regulados y fijos.

Evita la cafeína y los refrescos a partir de las 4:00 p.m.

Duerme con ropa cómoda y evita abrigarte demasiado.

Usa una cama firme con un colchón no muy blando.

Mantén en tu horario para dormir, los niveles altos de oscuridad y silencio.

No hagas ejercicio antes de acostarte para evitar elevar la temperatura corporal y activarte.

Evita siestas de más de 30 minutos durante el día.

Aplica la regla de 3 x 8 = 24: 24 horas del día distribuidas en 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 horas personales y familiares.

Cumple con espacios básicos de descanso como tomar alimentos o ir al baño, una mente tranquila solo puede habitar un cuerpo sano.

Haz un esfuerzo por relajarte y disfruta de tu tiempo libre, corre más y en ocasiones, no hagas nada en absoluto ni atiborres tus días con tareas interminables.

Dale tiempo de ocio a tu cerebro y a tu cuerpo para recuperarse y asimilar los nutrientes.

Toma descansos adecuados durante el día para permitir que el cuerpo se relaje y el cerebro se recupere la energía consumida.

Ten una pareja estable para reducir el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Utiliza métodos adecuados de planificación familiar y protección de infecciones por contacto íntimo.

Controla el riesgo de practicar sexo oral para evitar infecciones.

Ten una sexualidad responsable para evitar embarazos no deseados que deriven en abortos y/o el abandono de proyectos y metas.

Respeta la sexualidad y la identidad de los demás.

Pregunta si tienes dudas respecto a tu planificación familiar y sexual.

Tener conciencia de las decisiones que tomas te permitirá disfrutar de una sexualidad sana que no interrumpa tu realización como persona.

Evita que consumir sustancias como alcohol o drogas, se vuelva parte de tu vida al vincularlo a un motivo como tristezas, alegrías, celebraciones, duelos, etc.

Evita afectar tu salud mental y física de manera permanente e irreversible por consumo de tales sustancias.

Respeta tu lugar de trabajo y sus alrededores como espacios libres de humo, este puede generarte problemas respiratorios, afectar al árbol bronquial y alveolos, cáncer, ataques cardiacos, úlceras o incluso, problemas en recién nacidos.

Evita consumir sustancias en reuniones familiares para no influenciar a los menores al uso de las mismas u otras.

Conoce, aplica y promueve la política de prevención de consumo de alcohol y drogas de la empresa.

Antes de hacer ejercicio consulta con un profesional de la salud para evitar lesiones y alcanzar el mejor resultado posible.

Ponte la meta de caminar mínimo 5.000 pasos al día, aumentando la distancia caminada.

Camina después del almuerzo.

Realiza ejercicios de relajación y estiramiento.

Utiliza la actividad para controlar el estrés.

Haz pausas activas durante tu jornada laboral para recuperar para recuperar energía, refrezcar la mente e incrementar tu productividad.

Si se levanta 10 minutos antes todos los días, tendrá 70 minutos a la semana para realizar actividad física.

Disfruta la vida al máximo y siempre haz parte de la solución con la disposición de asumir nuevos retos.

Ponte metas y proyectos alcanzables por los cuales luchar, crecer y soñar como salir a cine o comprar carro.

Disfruta de las cosas simples, vive cada día evitando que te afecte lo que ya sucedió o creas que sucederá.

Cambia de planes que te liberen de la monotonía y atrévete a hacer cosas que te hagan crecer.

Convierte las dificultades en desafíos.

Acuéstate cada noche agradeciendo la satisfacción de haber vivido plenamente el día que acaba.

Asume la iniciativa en tu labor con actitud que motive a los demás a seguir tu ejemplo.

Lee y escucha audio libros como forma de crecimiento espiritual y mental.

Percepción del riesgo estoy seguro

cuando tengo claro la importancia del autocuidado y lo aplico para llevar un estilo de vida sano y consciente.